Politicalconsulting

Escrito por politicalconsulting 12-07-2016 en Campaña de precisión. Comentarios (0)

Campañas de precisión.

“La precisión hace la diferencia.”

Dentro de la conceptuación general de la mercadotecnia política, hoy día destaca una rama cuyos novedosos enfoques radican justamente en la precisión de los análisis para la toma de decisiones.

Este esquema trae como consecuencia directa un ahorro significativo en los gastos de campaña y por tanto un mejor aprovechamiento de los recursos disponibles.

La precisión redunda en una mayor eficacia de la comunicación electoral.

Al cabo, una campaña electoral radica en el mensaje:

·  Cuál es el contenido

·  A quien va dirigido

·  Cómo se trasmite

·  Cómo se mide el impacto

El objetivo terminal del candidato a un puesto de elección popular es ganar la elección mediante el voto mayoritario, lo cual debe conseguir influyendo en la conducta de los votantes mediante la persuasión.

“Convencer para vencer.”

La mercadotecnia se basa en la identificación de las características del consumidor de modo que se le ofrezca aquello que el consumidor cree necesitar.  La publicidad se encarga de introducir pautas e inducir, hasta donde le sea posible, esas “necesidades”

En el escenario electoral se asume el mismo criterio.

Entonces, resulta capital conocer las características de los electores e identificar sus necesidades sentidas. Y llevarles una oferta política viable en el contexto de su identidad como consumidores electorales, esto es: los votantes.

Se esquematiza también que los partidos constituyen la marca y los candidatos los productos, si bien no es del todo cierta esta apreciación, si ayuda a entender la mecánica de las preferencias electorales.

Detrás de los candidatos indudablemente hay una carga emocional o reflexiva que considera a los partidos  de  donde  provienen  los  candidatos  en  primer  lugar  de  forma  casi  automática  o inconsciente. Esto quiere decir que los candidatos se verán afectados por su partido irremediablemente y tendrán una primera opinión a este respecto de parte de los electores.

De aquí resulta la idea de posicionar al partido político con una buena imagen ante los electores antes, durante y aún después de las campañas respectivas.

En segundo término, es indispensable “vestir” al candidato con los atributos deseables, virtudes personales y trayectoria de vida aceptable ante los ojos de los votantes, pues al final deberán emitir su voto por este o este otro candidato; y lo harán convencidos de que obtendrán algún beneficio con ello.

“El beneficio directo o indirecto de las partes es la palanca de todo acuerdo humano.”

Y votar es en esencia una acuerdo de voluntades, es un “contrato” donde el votante firma una boleta haciendo su parte contractual, esperando que el candidato cumpla la suya haciendo efectivas sus promesas de campaña.

Recapitulando:

1.  El candidato debe emitir un mensaje difundiéndolo de forma que llegue a todos los votantes.

2.  Debe adecuar el mensaje a los distintos tipos de electores de forma tal que estos votantes acaben persuadiéndose que su voto a favor del candidato que les convence les será beneficioso.

3.  Es preciso conocer e identificare las características de los electores.

4.  Entre más precisos sean nuestros análisis mejor aplicaremos los recursos.

5.  Entre mejor estén aplicados nuestros recursos más eficiente será nuestra campaña.

6.  Una campaña monitoreada nos permite conocer el impacto y penetración de nuestros mensajes.

“Dime por quien votas y te diré quién eres.”

Para conocer al electorado se hacen dos tipos de análisis de precisión:

a)  Comportamiento electoral

b)  Segmentación del padrón electoral

 El comportamiento electoral se refiere a dos ejes de análisis:

i)  La historia de votación

ii)  Las preferencias actuales

La historia de votación está representada por el conjunto de estadísticas de resultados electorales de las elecciones anteriores, según su tipo. Y debe ser dimensionada a nivel de la geografía electoral con precisión de sección electoral.

Las preferencias actuales  están dadas por encuestas directas  sobre la base de una muestra estadística del electorado que lo represente en su conjunto o por áreas geográficas definidas o por segmentos de interés especial, mediante  la formulación científica de los reactivos a responder por parte de los electores, con una metodología confiable y efectiva.

“Las encuestas electorales son para conocer a los votantes no para influenciarlos.”

Con base en el conocimiento de la conducta de votación y sus tendencias por grupos de secciones y entendiendo las preferencias electivas y los temas de interés de los electores deberemos elaborar los mensajes, por medio de los cuales se persuadirá a los votantes a ejercer el sufragio por nuestro candidato.

En este contexto debemos entender las diferencias específicas entre los votantes, utilizando para el caso las estadísticas del padrón electoral y las de los censos de población y vivienda.

Las siguientes características nos dan un basamento para segmentar a nuestro electorado:

·  Sexo

·  Edad

·  Ocupación

·  Entidad de nacimiento

·  Escolaridad

·  Ingreso

·  Nivel socio económico

·  Índice de marginación

Las variables fundamentales de edad, sexo, ocupación y con menor importancia pero no despreciable: la entidad de nacimiento, nos las da el padrón electoral a nivel de sección y manzana.

Las otras nos las da el censo de población y vivienda y los Conteos de población a nivel de AGEB, pudiendo equipararlas a nivel de sección.

La segmentación, sabiendo quiénes son y la conducta de votación, conociendo  cómo votan, nos permite identificar a nuestros interlocutores de campaña.

Así, sabiendo el terreno que pisamos, lo siguiente es La selección de medios de difusión y la estrategia de comunicación electora.

La estrategia de comunicación electoral es la clave, la piedra de toque, para el éxito de la campaña electoral.

“De los análisis de precisión acertados resultará una estrategia ganadora.”

Y de la implementación y realización de la estrategia de comunicación electoral, dependerá el logro de la meta final: la elección por mayoría relativa.

De aquí la importancia de hacer los análisis de precisión lo más pronto posible, sin escatimar recursos para tal efecto; y derivar el plan de campaña fundado en una estrategia científica a nivel de sección, manzana y calle.

Dando inicio cuanto antes a los trabajos de medios y de campo.

Componentes de la campaña.

Análisis electoral

La base conceptual del análisis electoral consiste en la ponderación de la de la historia de votación, identificando las tendencias de las preferencias electivas manifiestas en las urnas en los procesos electorales anteriores,  visualizando las perspectivas posibles, a la luz de los elementos analíticos disposicionales de cada elección.

Los aspectos que hay que considerar para establecer escenarios que nos permitan llevar a cabo las ponderaciones, son los siguientes:

·  Lista Nominal

·  Participación y abstencionismo

·  Concentración de la votación de los partidos

·  Niveles de competencia

·  Consistencia y volatilidad del voto

·  Preferencias electivas

Segmentación del Electorado

El conocimiento del electorado es vital para definir un proceso de comunicación política electoral. La identificación de los segmentos en cuanto a su participación en la lista nominal, considerando su peso específico, resulta pertinente en un análisis que nos ha de llevar a la formulación de estrategias de contacto.

Los indicadores que nos proporciona la estadística del padrón electoral nos permiten realizar las combinaciones idóneas para saber qué clase de electores habitan las secciones electorales que ya hemos clasificado con respecto a sus preferencias electivas en el análisis electoral.

Así, las variables siguientes conformarán nuestro análisis:

Sexo

·  Hombres

·  Mujeres

Edad

 Total de hombres

·  Hombres de 18 a 25 años

·  Hombres de 26 a 35 años

·  Hombres de 36 a 50 años

·  Hombres de 51 años y más

Total de mujeres

·  Mujeres de 18 a 25 años

·  Mujeres de 26 a 35 años

·  Mujeres de 36 a 50 años

·  Mujeres de 51 años y más

Ocupación

·  Obrero

·  Empleado

·  Jornalero o peón

·  Ejidatario o cooperativista

·  Trabajador por su cuenta

·  Patrón o empresario

·  Ama de casa

·  Estudiante

·  Jubilado o incapacitado

·  Buscador de trabajo

·  Servidor público

Entidad de nacimiento

Lasa 32 entidades federativas

Escolaridad

·  Primaria

·  Secundaria

·  Preparatoria

·  Estudios superiores

Ingreso

·  Entre 1 y 5 Salario mínimo mensual

·  Entre 5 y 10 Salario mínimo mensual

·  Entre 10 y 20 Salario mínimo mensual

·  Más de 20 Salario mínimo mensual

Nivel socioeconómico

·  E (Muy bajo)

·  D (Bajo)

·  C (Medio)

·  B (Alto)

·  A (Muy alto)

Índice de marginación

·  Muy alto

·  Alto

·  Medio

·  Bajo

·  Muy bajo

Estrategia de comunicación

Una vez que ha sido realizado el análisis electoral e identificado los segmentos que componen al electorado, estamos en posición de llevar a efecto la propuesta de una estrategia de comunicación política electoral.

Para formular dicha estrategia debemos recurrir a la conjunción de elementos sociológicos y culturales que caracterizan a cada uno de los segmentos del padrón electoral, con las tendencias históricas de votación determinadas.

A partir de estos elementos estaremos en posibilidades de señalar los mensajes (qué decir); los medios idóneos para comunicar los mensajes (cómo decirlo) y transmitir dichos mensajes con oportunidad (decirlos.)

A continuación: retomaremos las prioridades establecidas con el análisis de la votación y los segmentos electorales que resultan determinantes para ganar la elección.

Implementación

1.  Gilberto Medina Casillas será el Consultor electoral, quien realizará los análisis de precisión y recomendará las directrices de comunicación electoral.

2.  El  candidato y su equipo de campaña se ceñirá a las recomendaciones del Consultor una vez que el o la Candidato y su Coordinador de campaña haya entendido y estén de acuerdo con las directrices señaladas.

3.  El consultor visitará al  Candidato o Candidato y a su equipo de campaña cada quince días, totalizando 6 visitas, en las cuales capacitará al Candidato y su equipo y discutirá las estrategias y directrices a seguir.

4.  El Consultor estará en contacto vía telefónica y por correo-e con el Candidato y el Coordinador de campaña.

5.  Se entrega con este documento la cotización donde se describen los conceptos y se establecen, cuando se requiere, las precisiones correspondientes.

“Ganar la elección es el resultado de  la suma de voluntades hacia un objetivo compartido.”



                                                                                                                                                                          Gilberto Medina Casillas

                                                                                                                                                                               Consultor político